Hacia la ficción moderna: Beowulf.

Primera entrada de un ciclo sobre obras, arte, historia y mitología que han tenido un gran impacto en la fantasía, la ciencia ficción y el terror actuales. 

Empezamos con Beowulf: 

La lucha de la civilización humana contra las fuerzas del caos. Esa es su esencia. Así como la de centenares de historias de género posteriores. 

Tenemos ante nosotros un poema épico, cuya tradición oral impide saber con exactitud su momento de origen. Aunque la leyenda habla de un período pre cristiano, el manuscrito en que ha sobrevivido (Cotton Vitellius a XV, en la biblioteca de Londres) se enmarca alrededor del siglo décimo y tiene claros tintes evangelizadores. Esta curiosa mezcla perviviría, de manera muy clara, en obras clave de la fantasía occidental anglosajona como "las Crónicas de Narnia" o la producción de Tolkien. 

A diferencia de poemas similares, Beowulf no puede enmarcarse en los mitos fundacionales. Esta es la historia del camino de un héroe similar al propio Cristo. 

Dividida en tres actos, seguimos a nuestro protagonista desde que, con 20 años, aparece para derrotar a Grendel. Después llega la lucha contra la madre de la criatura y, 50 años más tarde, muere enfrentándose al dragón. Poco sabemos de su infancia, igual que en el caso de Jesús, y su importancia en el texto radica en su fuerza (la de 30 hombres), su nobleza y su lealtad. Cosa que no se puede decir del resto de hombres que, a excepción de uno, le traicionarán al final. 

Es decir, Beowulf es solo una excusa para definir los valores esenciales de los que, sin embargo, el resto de mortales carecemos. Para traer el orden haría falta un ser humano excepcional y por lo tanto nosotros estamos condenados a vagar en las sombras. 

A lo largo del poema se hace hincapié en tres conceptos.

El primero es el "comitatus", definido como la lealtad entre los hombres que luchaban hacia su señor tribal. El propio señor tribal, como terminaría siéndolo Beowulf, debe ser un guerrero. Además de esa bravura deberá poseer la capacidad de administrar la economía y la justicia. 
La lealtad exigida por este principio llega hasta la muerte. El héroe llegará a este extremo pero sus seguidores, menos nobles y llevando la futura ruina a su pueblo, huirán.

El segundo son las deudas de gratitud. En una época donde eran hereditarias, Beowulf acude a luchar contra Grendel no solo por su heroísmo, sino por una deuda contraída por su padre.

El tercero es el "wyrd", destino. Elemento todopoderoso que marca las vidas humanas y del que ni siquiera nuestro héroe puede librarse. A lo largo de toda la obra podemos ver pistas de todo lo que pasará. Nada es aleatorio. 

Todos estos elementos, que no dejan de ser virtudes y creencias más o menos universales, son una de las mayores constantes en la narrativa de corte épico y de espada y brujería como "el Señor de los Anillos" y "Conan el Bárbaro". 

Referente a la obra de Tolkien, vemos en la época anglosajona y en su poesía épica una importancia crucial del "hall" (o gran sala de celebraciones) como símbolo de la civilización. Esta trama se refleja muy bien en Rohan, en su estética y en la importancia de la recuperación del sitio por Gandalf el Blanco. Como ya hiciera Beowulf, expulsa a la criatura y trae de nuevo el orden en contra del caos.

Otro de los ecos de Beowulf en la obra de este autor está sin duda en Smaug y su tesoro maldito, cuya historia tiene ecos al dragón que mataría a nuestro héroe. En ambos casos las riquezas sobre las que el dragón descansa están malditas y rompen la relación de Comitatus.

Beowulf es una obra densa. La acción es muy breve. La historia ya era conocida por todos y lo importante en su recitación estaba en los detalles. Largas enumeraciones y muchas digresiones lo convierten en una lectura un tanto farragosa pese a su indudable interés. 

Además de lo que Beowulf ha inspirado, la propia obra se sirve de otras fuentes. Con una estructura muy similar a la de la Eneida de Virgilio, o una pira funeraria con toques homéricos, tenemos un perfecto ejemplo de cómo la literatura se inspira siempre en aquello que la rodea. 

Está escrita en sajón occidental, uno de los dialectos del inglés antiguo, pero hay varias traducciones que respetan más o menos el patrón aliterativo anglosajón o sus metáforas ("kenning"). La más famosa, aunque no fiel en exceso, es quizá la de Seamus Heany (tenéis un pequeño fragmento en la segunda imagen). Por supuesto también podéis encontrar la del propio J.R.R Tolkien

Podéis encontrarlo de todas las maneras que os imaginéis, incluido  el tebeo de David Rubín o películas de las que yo no he visto ninguna.

Os dejo con este interesante documental de la BBC, "in search of Beowulf" donde podréis escuchar además trozos de una recitación.





Comentarios

  1. Pedazo de entrada. Qué maravilla de trabajo y creo que esta sección va a ser de mis favoritas.
    Una de las cosas que más interesantes me pareció del texto es no solo su origen pre-cristiano, sino como termina siendo un texto evangelizador. Quiero decir, en primera instancia tenía toda la pinta de ser una historia claramente pagana, en términos cristianos, y por ediciones, evangelización, y traducciones todo esto se ha ido perdiendo o bien intencionadamente o bien por la traducción. Una de las cosas que más pena me dan es que no se haya conservado nada anterior al manuscrito. U otras versiones. Además, al ser un poema de trasmisión oral, cada versión sería ligeramente distinta.
    Además, imagino que, de haberse conservado una versión diferente del manuscrito, toda la historia literaria habría sido totalmente diferente. Eso es algo que me vuela la mente de una forma increíble.
    Y por último, esto me da una gran idea y es hacer un post de Beowulf desde el punto de vista de Tolkien, ya que es la edición que leí yo del mismo para la carrera. Me lo apunto en cosas pendientes por hacer.
    Para todos los demás, si estáis dudando, el documental de la BBC está recomendadísimo.

    Muah <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el cristianismo le da mucha gracia y pedantería a las cosas jajajajajaja <3

      Eliminar
  2. Eres una divulgadora extraordinaria. La entrada es clara, bien estructurada y enriquedora sin hacerse en ningún momento densa.

    Estoy deseando leer las siguientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres demasiado buena conmigo, pero muchas gracias. Me ha hecho mucha ilusión ver tu comentario (y el nombre con el que lo has dejado)

      Eliminar
  3. Hola :)
    Vengo de estudiar Beowulf en la universidad, y mientras leía el texto me daba la extraña sensación de que era una historia que ya conocía. Claro que lo es. Lo disfruté muchísimo por lo cercano que se me hizo.
    Super interesante entrada.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he hecho la entrada justo para animarme a estudiar ¡así que estamos con lo mismo! jajajajajajaja
      A mí me gustó pero a la vez me pareció una lectura muy pesada por los millones de enumeraciones. Es algo que llevo muy mal.

      Muchas gracias por el comentario, me ha hecho muchísima ilusión <3

      Eliminar

Publicar un comentario